Autor Tema: Lo que te puede pasar si no defiendes el catecismo antifranquista.  (Leído 904 veces)

Desconectado simple22

  • Licenciados
  • *
  • Mensajes: 14655
  • Miembro Nº 16572
    Registro: 14/09/08

  • Puede que tenga que morir.
    • www.uned-derecho.com
Lo que te puede pasar si no defiendes el catecismo antifranquista.
« en: 28 de Octubre de 2019, 13:29:38 pm »
•   Si dices que los adversarios a los que Franco derrotó, eran demócratas con mayúsculas y con todos los pronunciamientos favorables, entonces tú también entrarás en esa categoría, con todos los parabienes y tendrás derecho a ascensos, a subvenciones millonarias y a todos los privilegios habidos y por haber, de cualquier tipo que sean.
•   Ahora bien: como digas que éstos previamente quebrantaron de modo criminal la legalidad republicana, quemando iglesias, sublevándose atrozmente en 1934 contra quienes habían ganado las elecciones en 1933, y habían violentado las elecciones de febrero de 1936, falsificándolas, interrumpiendo el recuento a punta de pistola, etc. pasarás las de Caín (a pesar de no haber matado a nadie), o peor aún, las de Abel. Y podrás padecer escraches, asaltos a tu domicilio, agresiones, y ahora, además, según pretende el PSOE, por supuesto, también podemos y separatistas, y también PP y “espartanos”, podrás ir a la cárcel. Si eres profesor, serás inhabilitado, etc. Y todo ello en concepto de “exaltación” o apología del franquismo o similares.
•   Si dices que los socialistas de entonces, febrero a julio de 1936, eran gente la mar de pacífica y moderada, que no mataba ni una mosca y que a los falangistas les dio por asesinar a los socialistas, así, por capricho arbitrario y criminal, entonces subirás a los altares como demócrata con mayúsculas con todos los pronunciamientos favorables.
•   Pero como digas que el contraterrorismo falangista de la primavera de 1936, fue defensivo, en reacción a los ataques socialistas mucho más virulentos, y ante el desamparo en que los dejaba el gobierno que debía protegerlos, entonces pasarás las de Caín, las de Abel, irás a la cárcel y todo lo que te pase, será poco y aun deberás dar las gracias porque te perdonen la vida.
•   Si dices que el hambre en los 40 en España fue algo superlativo, infinitamente peor que en el resto de Europa, que afectó a centenares de miles de personas, por no decir a millones de ellas, entonces recibirás tratamiento de demócrata con mayúsculas, con todos los pronunciamientos favorables.
•   Pero como digas que el hambre en España en los 40, estuvo a la par que en Europa, que los muertos de hambre en los años más duros, 1941 y 1946 no superaron los 1.200, y que los de 1946 se debieron en parte al bloqueo criminal decretado por Truman, Attle y Stalin, entonces te caerán las de Caín y todo lo que te pase será poco. Aunque estadísticamente sea verdad. Y hasta puede que vayas a la cárcel.
•   Si dices que las ejecuciones franquistas de postguerra fueron unas matanzas sin parangón en aquella época, un exterminio hacia los disidentes, y que se ejecutaron a centenares de miles de personas, si no a millones, sólo por el hecho de pensar diferente, entonces serás elevado a los altares de los demócratas auténticos, con todos los parabienes habidos u por haber.
•   Pero como digas (aunque sea verdad) que la represión de postguerra del franquismo fue de largo, la más leve de todo el mundo occidental y una minucia al lado de la de los países socialistas soviéticos, siendo así que se dictaron 25.000 penas de muerte, de las que 14.000 fueron conmutadas por cadena perpetua, de manera que a los pocos años estaban en libertad. Si añades de paso, que la mayoría de las ejecuciones en España fueron judiciales, con todas las garantías y por crímenes horrendos, como el caso de Companys, a diferencia de Europa, donde la represión fue infinitamente mayor y la mayoría de ejecuciones fueron extrajudiciales, entonces… ¡ah amigo! no sabes dónde te has metido. En ese caso, todo lo que te pueda caer, será poco comparado con lo que merezcas, en calidad de “fascista”, “criminal”, “nazi”, “amigo de los genocidas”, etc.
•   En resumen: si sostienes la versión antifranquista, promovida por la totalitaria y liberticida ley de memoria histórica, tendrás todos los beneficios habidos y por haber. Ahora bien: como creas honestamente la versión contraria y te atrevas a proclamarla, entonces no tendrás ni siquiera derecho a existir.



Por cada persona que pierde el miedo, nace una nueva esperanza.

 

TinyPortal © 2005-2015